Retos y desafíos

Estos talleres tienen una peculiaridad: trabajamos los distintos aspectos relacionados con el rol parental desde la realidad que ellos están viviendo, desde la cárcel. Y todo este trabajo no como derecho del padre/madre sino atendiendo al derecho del niño de mantener el contacto con sus padres, conocer y saber la realidad de sus orígenes.

Es importante trabajarlo bien con los padres porque si es en interés del beneficio del menor, ni toda la información vale ni se la puede dar al niño de cualquier modo. Es importante prepararse bien y esto pasa en primer lugar por entender su historia personal, reconocer su responsabilidad en el delito, en cómo ha llegado a tomar esas decisiones que le han llevado a aquellas circunstancias, lo que han aprendido de la vida y cómo lo haría diferente. Todo un legado de vida para transmitirles honestamente, ofreciendo modelos de resiliencia y valores a los hijos.

Lo trágico para estos papás y mamás es que tanto si deciden iniciar este proceso de reconocimiento y autocomprensión como si no lo hacen ya están transmitiendo información a sus hijos porque los niños constantemente están sintiendo, pensando y tomando decisiones de cómo actuar a partir de la información que sacan de todo lo que les rodea. Y la primera información que sacan de este proceso es en relación a su importancia y significación: ¿soy importante? ¿Valgo? ¿soy único y genuino? Siempre buscando ese vínculo que le ancle en la tierra (en la vida) para crecer seguro.

No todos los papás y mamás que participan en el taller están igualmente predispuestos a enfrentarse a su realidad ni el desafío es igualmente costoso para todos. El punto de partida en algunas ocasiones son expresadas con frase como “es mejor que no sepan dónde estoy”, “este no es un lugar apropiado para que vengan a verme en un vis a vis familiar”; “cuando salga de la cárcel ya les explicaré”. La experiencia nos habla de que muchos de los que han pasado por estos talleres han modificado estos planteamientos iniciales y han visto la necesidad de plantearse ese reto. Después quedará sin duda el trabajo personal de buscar el apoyo que necesitan frente a ese desafío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *