Historia de vida 5

Luis tenía tres hijos que iban a verle de vez en cuando. Pero su atención se dirigía de un modo especial por el mayor de ellos con el que estaba más vinculado tal vez porque fue con él con quien experimentó la nueva identidad de ser padre. Además era varón y el hijo le buscaba para identificarse con él. Un día, el hijo en su búsqueda por las explicaciones que su padre no se atrevía a darle, encontró por internet el motivo de la condena. Y cayó en una crisis con el consecuente alejamiento hacia su padre.

Esto es lo que le motivó a Luis a participar en los talleres de padres, que le ayudaron muchísimo a acercarse de nuevo a él.  Para poder explicar ciertas verdades de uno mismo, uno tiene que trabajarse mucho previamente. Por eso el autoconocimiento es muy importante en nuestros talleres de padres: reencontrarse con su YO niño, reescribir la propia historia, mirar de nuevo a los padres, abuelos, parejas,en definitiva, aquellos que han definido tu estilo de vida, tus creencia, tus miedos, tu estilo de ser padre.  Con Luis hicimos un trabajo en grupo y también individualizado. En el trascurso de las sesiones cada vez se le veía más contento y esperanzado. El diario fue una de sus mejores herramienta en su trabajo personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *